El sistema escrito de los mayas está conformado por cientos de símbolos y glifos, cada uno tiene su respectivo significado. Entre una de esas representaciones podemos mencionar al Uayeb (Wayeb) cuyo glifo significa “cinco días desafortunados” mientras que su simbolismo representa “días perdidos”, “días de mala suerte”, “espectro”, “espíritu”, “nefasto” y “deidad de la Tierra”. Con base en la astrología maya, las personas nacidas del 21 al 25 de julio pertenecen a este símbolo zodiacal. De acuerdo con el calendario maya Haab, es el decimonoveno mes de dicho sistema de tiempo cronológico.

La gente que nació con este horóscopo tiene un vínculo con otros mundos gracias a su espiritualidad. Sin embargo, se creía que quienes nacían en estos 5 días eran desafortunados debido a la diferencia del número de días a comparación de los otros signos que tienen una duración de 20 días, entendiéndose que había un desorden porque en dichos días considerados “desconocidos” o “desequilibradores” otras fuerzas ajenas a nuestro plano terrenal podían ingresar a nuestro mundo, es decir, entes deambulaban en el planeta.

Generalmente, los demás pensarán que son engreídos y condescendientes, aunque en realidad los uayebs son nobles. Ayudan y guían a que sus semejantes se dirijan en el camino correcto, pues se cree que anteriormente han vivido otras vidas, dejando entrever que son guías espirituales.

Según los ancestros, este signo zodiacal representaba peligro porque permitía el acceso a los espíritus del inframundo maya al abrirse diversas entradas al plano terrestre. Para ahuyentarlos, los mayas llevaban a cabo ritos durante el período del Uayeb como permanecer en sus viviendas, no consumir alimentos o bebidas, y evitaban sostener encuentros íntimos.

De esta manera, se lograba un equilibrio en el ambiente y al mismo tiempo asustaban a los espíritus para que regresaran a su lugar de origen.