Situada en la calle 58 x 61 del centro histórico de Mérida, el Templo de San Juan de Dios o la Capilla de Nuestra Señora del Rosario, es un edificio que resalta por su color rojizo la cual en su momento, fue una Catedral provisional mientras se construía la de San Ildefonso, para luego funcionar como hospital. La fachada principal en la calle 61, está conformada de un campanario esbelto, 3 arcos y un campanario esbelto. Por su parte, la de la calle 58 se pueden ver 2 pórticos de piedra caliza, una ventana en forma circular y una puerta.

En la manzana hacia al norte de la Catedral, estuvo el convento y hospital de la orden de San Juan de Dios, institución que prestó servicios a la población bajo la administración de los frailes hasta 1821, funcionando después como Enfermería Municipal, y sirviendo durante el Porfiriato como albergue del Seminario Conciliar. Demolido en la segunda mitad del siglo XX, sólo se conserva de todo el conjunto de la Capilla de Nuestra Señora del Rosario, cuyo acceso sobre la calle 61 está enmarcado por un alfiz de piedra en forma de rosario, en alusión a la Santa Patrona, cuya imagen debió estar en la hornacina ubicada sobre dicho alfiz.

  • Templo de San Juan de Dios

Atribuido en un principio a Nuestra Señora del Rosario, el Templo de San Juan de Dios terminó de construirse el 18 de mayo de 1562. Provisionalmente sirvió de Catedral durante la construcción de la que se conoce en la actualidad, de modo que puede decirse que es el templo más antiguo de Mérida. Tanto el solar en el que se edificó el templo, como el que fue dedicado al hospital de San Juan de Dios, fueron donados por Gaspar Juárez de Dávila en 1575. Formó parte del desaparecido Hospital de Nuestra Señora del Rosario, construido en 1624, que estuvo bajo la administración de los Hermanos de San Juan de Dios, de donde tomó su nombre el recinto. El año de 1861 pasó el hospital al ex convento de la Mejorada. La entrada original estuvo sobre la calle 61, donde se observan aún un alfiz de piedra en forma de rosario, aludiendo a la advocación del recinto, y una hornacina pequeña donde hubo antiguamente una imagen ya desaparecida, probablemente de la Virgen Patronal. Una pequeña entrada sobre el ábside, flanqueada por dos pilastras coronadas por urnas y cabezas de leones, da acceso a la calle.

  • Museo Arqueológico del Estado y Museo de la Ciudad

Este recinto que ha pasado por varias etapas, y los museos no son la excepción. En esta etapa primero albergó al Museo Arqueológico de Yucatán el 25 de enero de 1923 aunque comenzó a funcionar como tal en 1925. En 1985, el inmueble fue el Museo de la Ciudad donde se exponían piezas esculturales, obras y fotografías del archivo municipal hasta que lo cerraron en 2007, trasladando el museo al ex Palacio Federal de Correos donde permanece hasta la fecha el Museo de la Ciudad.

Este inmueble actualmente, permanece cerrado.