A lo largo de la emblemática Avenida Paseo de Montejo se encuentran diversas casonas históricas que se edificaron gracias a la derrama económica que dejó la producción y exportación del henequén a los diferentes rincones del mundo. Por mencionar algunas de las diversas construcciones edificadas está el Minaret que actualmente se renta para eventos sociales bajo reservación, la cual se ubica sobre la avenida antes mencionada y entre los cruzamientos de las calles 35 y 37, marcada con la numeración 473.

Izquierda Propietarios Dr. Álvaro Medina Ayora con su esposa María Luisa Carrillo Castillo. Derecha Ing. Miguel Medina Ayora Constructor

Construida en 1908 durante el Porfiriato por órdenes del Dr. Álvaro Medina Ayora, quien fue un hacendado y Presidente del Consejo de Administración de Ferrocarriles Unidos de Yucatán, para que fuera su residencia y viviera ahí con su esposa María Luisa Carrillo Castillo y con la familia que habían formado.

Créditos: Mérida en la Historia

El Ing. Miguel Medina Ayora, quien era hermano del doctor, en aquellos entonces ocupaba el cargo de ser el Director de Obras Públicas del Estado, por lo que él supervisó y dirigió la construcción del inmueble.

El predio tiene un pórtico delimitado por columnas jónicas y con un alto mirador de influencia morisca. Su estilo arquitectónico art noveau evoca a la belle epoque gracias a sus detalles neoclásicos franceses con detalles Luis XVI, como las guirnaldas de las flores y lazos que adornan ambos lados de la fachada. No obstante, no fue la única casona con estas características árabes, ya que en el lado norte de Paseo de Montejo se situaba una mansión conocida como “La Casa de la Reina de Montejo” poseía estas decoraciones, propiedad inexistente en estos tiempos.

Créditos: Homify

En 1971, los herederos de la edificación la remozaron completamente, pero mantuvieron los decorados de yeso situados en los plafones interiores que llaman la atención por sus formas de elotes y flores, que tal vez referencian a las épocas donde el cultivo tuvo su máximo esplendor y auge en el siglo pasado. De igual manera, se preservan los sanitarios de porcelana y la escalera en espiral que lleva al mirador.

Por otro lado, el Minaret está desplantada del suelo que deja un espacio para el sótano de acuerdo al estilo francés, práctica se realizaba de manera común y que se usaba en Europa para evitar que el personal que trabajaba al servicio de la familia no vivieran en la casa.

Originalmente donde hubo un jardín con una gran fuente sobre un cenote, a un lado se edificó una casa más reciente que posteriormente se demolió para convertirse en el estacionamiento que hasta la fecha existe y puedes ver cuando asistas a alguna fiesta en este sitio.

Antes de que abriera las puertas para celebraciones sociales y sesiones fotográficas, por un tiempo albergó las oficinas administrativas de una empresa telefónica (Axtel).

Los fines de semana, a un costado de la casona se realizan bazares y tianguis con productores y emprendedores locales, además de que brindan recorridos guiados para que los visitantes locales, nacionales y extranjeros conozcan parte de su historia.

Fuentes: El Minaret, Mérida y Yucatán, Arquitectura y costumbres antiguas y Mérida de Yucatán.