Si te llama por completo la atención la cultura maya, sabrás que todos los días aprendes cosas nuevas, tus conocimientos siempre van incrementándose. Desde su escritura, rituales, creencias, zonas arqueológicas y objetos o figurillas que se encuentran en dichos sitios. Por mencionar uno, está el Chac Mool, un tipo de figura escultórica precolombina mesoamericana que data desde el Período Posclásico en distintas regiones.

El término como tal fue mencionado por primera vez en 1875 por el arqueólogo y explorador británico Augustus Le Plongeon al descubrir un ejemplar de esta obra en Yucatán. El significado de “Chac Mool” traducido al español es “garra roja” o “jaguar” por derivarse de los vocablos mayas “chak” (rojo, roja) y “mo´ol” (garra) y de la palabra “chak mo´ol” (jaguar) ya que es otra forma de referirse a este animal porque comúnmente en maya se le dice “báalam”. La nomenclatura la propuso porque pensó que se trataba de la representación de un gobernador.

Hagamos un poco de historia, esta clase de estatua apareció a inicios del Posclásico, su concepción e influencia se le relaciona con los toltecas. Se han hallado piezas de Chac Mool en Tollan-Xicocotitlan (Tula) y en la Séptima Maravilla del Mundo, Chichén Itzá. La imagen humana de piedra reclinada hacia atrás, en su estómago se puede observar un recipiente cuadrado o circular. Seguramente te has preguntado cuál es su significado o qué representaba para los mayas, muchos dicen que está relacionado con el juego de pelota (Pok ta pok), o como ofrenda dedicada a las divinidades. Fuentes mencionan que cada interpretación puede variar, tal vez con el paso del tiempo su significación iba cambiando, por ejemplo, para los belicosos toltecas pudo haber representado a un guerrero.

Una de las urbes prehispánicas de mayor importancia en nuestro país es Tenochtitlán, el Chac Mool de igual manera tenía presencia en el Templo Mayor y se piensa que tenía un nexo con el dios azteca de la lluvia, Tláloc. Hasta la fecha, la escultura sigue siendo un gran misterio porque en varias partes de Mesoamérica se han encontrado a un Chac Mool con la misma posición, historiadores comentan que pudo simbolizar a un militar sacerdotal, a una víctima de un sacrificio, a un hombre-dios, a un mensajero, etc.

Regresando a tierras yucatecas, el viajero Le Plongeon estaba investigando y buscando evidencias de que los egipcios tenían una especie de vínculo con los mayas, por eso viajó a Yucatán junto con su esposa Alice Dixon quienes visitaron Uxmal y Chichén Itzá. De acuerdo con la historia y con los registros históricos, se encontraron con el Chac Mool el 1 de noviembre de 1875. Intentaron llevarse su descubrimiento, sin embargo, las autoridades le dijeron que le pertenecía al Estado, fue así que Augustus le mandó una carta al aquel Presidente de México, Sebastián Lerdo de Tejada, explicándole sus motivos del porque se quería llevar la estatuilla. Finalmente se exhibió en Mérida en el marco de una festividad, no obstante, el gobierno federal la solicitó y actualmente el verdadero Chac Mool se encuentra en el Museo de Antropología e Historia de la Ciudad de México. Por lo sucedido, Augustus mostró su molestia al haber invertido gran capital para su desenterramiento y no poder llevársela.

En el Templo de los Guerreros el cual mide 40 metros por lado y está ubicado en Chichén Itzá, se puede apreciar otro Chac Mool en su entrada.