Ubicado en la calle 62 x 61 y 63, en pleno Centro Histórico de Mérida, el Palacio Municipal se construyó durante el gobierno de Santiago Aguirre, Gobernador Interino de Yucatán de 1734 a 1736.

Palacio Municipal en 1735. Foto: Mérida de Yucatán

Teniendo como materiales los vestigios de un antiguo asentamiento de la antigua ciudad maya abandonada que, de acuerdo con Martín de Palomar, militar que escoltó a los fundadores de la capital yucateca después de la de Yucatán y eventualmente Alcalde de la ciudad en la Capitanía General del Estado en varias gestiones, menciona que en la zona poniente de la Plaza Mayor (hoy Plaza Grande) se encontraba un cerro llamado Baklumumcham que contaba montículos de rocas gigantescas que en alguna ocasión tuvo un oráculo donde antiguamente los mayas realizaban sacrificios, sirvieron para la edificación del inmueble llamado “Casa Consistorial” y de otros edificios a su alrededor.

Palacio Municipal en 1883. Foto: Desire Charnay

Durante su existencia, su fachada ha sido reformada en un sinfín de veces. Por ejemplo, los portales o arcos que la caracterizan posiblemente se construyeron a finales del siglo XVIII. Luego de recibir más modificaciones a mediados del siglo XIX, se le cambió su nombre por el del Palacio Municipal, tal como se le conoce en estos tiempos.

En la recta final de 1871, se edificó la torre que alojaron las campanas fundidas en Londres que marcaban las horas, es decir, se puso el primer del palacio y de la ciudad. El reloj que se aprecia hoy en día fue fabricado en 1919 en Estados Unidos, objeto que arribó a Mérida procedente de dicho país en enero de 1920.

Izquierda: Palacio Municipal en 1910. Derecha: Sin fecha

Dentro del marco de las celebraciones de la Independencia de México y la Batalla de Puebla, el Palacio Municipal fue el punto de encuentro de los meridanos hasta 1892, debido a que el 15 de septiembre del mismo año se inauguró el Palacio de Gobierno, convirtiéndose así en el lugar donde se conmemora dichas festividades mexicanas en la actualidad.

Escudo de Armas de la extinta Ciudadela de San Benito

En 1929, se remodeló la torre, colocándose otros 2 relojes en los costados. En las obras también se mandó a remodelar completamente al edificio que dio como resultado un estilo arquitectónico neocolonial, proyecto realizado por el Arq. Carlos Castillo, mientras que los decorados fueron obra de los hermanos Tommasi. El nuevo aspecto del Palacio Municipal que permanece hoy, se inauguraría el 5 de mayo del año ya mencionado.

En 1949, el arqueólogo Manuel Cirerol Sansores rescató de una casona ubicada en la calle 58 un pórtico que data del siglo XVIII, éste se colocó en la entrada principal.

Palacio Municipal en 1990 antes de la construcción del Olimpo

Cabe destacar que esta entrada lleva a una escalinata del interior de la edificación, donde se ubica empotrado el Escudo de Armas de Mérida, considerado el más antiguo de la historia que le perteneció a una de las murallas de la antigua y extinta Ciudadela de San Benito, el cual fue rescatado por el Obispo Crescencio Carrillo y Ancona, emblema que estuvo resguardado en su museo privado por un tiempo, después en el Museo Arqueológico de Mérida y en el Portal de Granos en la década de los sesenta del siglo pasado hasta que se trasladó e instaló en la escalinata del Palacio Municipal en 1985, sitio donde permanece actualmente.

Reloj. Créditos: Oswaldo Matú

En la parte trasera del patio, donde se localiza el “Jardín de los Compositores”, se edificó igualmente con el vestigio de la pirámide maya de Baklumumcham. Por su parte, en el Salón de los Cabildos está una pintura que simboliza al mestizaje.

Su fachada cuenta con tres placas, una que la nombró como Plaza de la Independencia desde 1821, otra que rememora la visita de Francisco I. Madero en Mérida en 1909, y otra que fue una donación por parte de la colonia de cubanos residentes en Yucatán, placa que conmemora la hermandad entre México y Cuba.

Este predio alberga las oficinas administrativas del Ayuntamiento de Mérida. Además, todos los lunes a partir de las 21:00 hrs, sus bajos son el escenario de la Vaquería Yucateca, evento cultural perteneciente de la Semana Meridana.

 Fuentes: Mérida en la Historia y Mérida de Yucatán