Con trabajos y técnicas innovadoras para su época, Gabriel Vicente Gahona conocido como “Picheta”, sobresalió entre los artistas e ilustradores gracias a sus obras pictóricas, al grado de ser reconocido como uno de los grabadores con mayor reputación durante el siglo XIX en el arte popular.

Gabriel Vicente Gahona fue un caricaturista, ilustrador, artista, grabador y dibujante. Nació el 5 de abril de 1828 en la ciudad de Mérida, Yucatán. Su apodo “Picheta” es originario de un personaje de una novela del escritor francés Eugène Sue, que llevaba por nombre “Pichet” (jarra). Sus padres fueron el capitán español de la Marina Mercante, Gabriel Gahona Tuduri, y la dama yucateca, Doña Salomé Pasos Ceballos. Siendo el hijo único de la pareja, Picheta desde su niñez mostró interés por el dibujo cuando escuchaba los viajes marítimos de su padre. El mayor sueño del pequeño Vicente era viajar al viejo continente, en especial a Italia, sentía una admiración por los trabajos de los grandes maestros de la historia del arte, quería obtener los mayores conocimientos académicos al quedarse en Florencia y Roma.

  • Cumpliendo su sueño y retorno prematuro

El 31 de diciembre de 1845, a la edad de 17 años pudo materializar su mayor anhelo cuando el Gobierno del Estado le otorgó una beca para que estuviera 4 años en tierras italianas, donde estudió pintura y dibujo bajo la condición de que en su regreso iba a ofrecer cursos gratuitos y completos de las disciplinas para aquellos aspirantes a artistas que no contaban con los recursos necesarios para solventar sus gastos. Otras fuentes afirman que no se dirigió al país europeo sino a Cuba, lugar donde aprendió técnicas de grabado. Por los problemas políticos y económicos que se vivían en Yucatán  a consecuencia de la guerra de castas, tuvo que regresar 2 años antes de lo pactado.

Al llegar a Mérida en 1847, dio catedra de lo aprendido en Italia con técnicas de pintura al óleo, se destacó por la técnica de grabado en madera (xilografía) que se usaba en la madera dura del zapote de la región, realizó 86 caricaturas talladas en madera que mostraban lo que sucedía en la guerra de Castas, personificaba a integrantes de la clase burguesa yucateca y se autocaricaturizaba haciendo énfasis en su nariz. Además, fue invitado por el escritor Fabián Carrillo Suaste para que colaborara en la Revista Don Bullebulle, la cual realizaba críticas fuertes a las costumbres sociales y a los gobernantes de aquellas épocas, fue así que se integró a un equipo de jóvenes que editaban la publicación y fue en ese momento que surgió su tan distinguido apodo para que publicara sus caricaturas satíricas.

Una de las cualidades que poseía Picheta era su sentido crítico social y político, sus retratos ganaron popularidad a la par que recibía el reconocimiento del público que lo admiraba a mediados del siglo XIX, época en la que se desarrollaba la Guerra de Castas. Por mencionar algunos de sus grabados los cuales gozaron de mucha fama, se destacan “La nariz de Picheta”, “Don Escribano” y “Perder por el pico”, “La Paz o la Guerra”, la portada de la Revista D. Bullebulle”, etc.

  • Legado

Se les considera a los dibujos y grabados de Picheta como precursores de las obras de su homólogo José Guadalupe Posada, oriudo de Aguascalientes, debido a que ambos estudiaron y tuvieron influencia de grandes artistas plásticos como Francisco Goya. En 1880, fue electo alcalde de Mérida. Desgraciadamente el 1 de marzo de 1899, falleció a la edad de 71 años. En honorificación a su legado, en los bajos del Palacio de Gobierno se ubica el Pasaje Picheta y en la Pinacoteca Juan Gamboa Guzmán, se exhibe un retrato de él, algunas de sus obras y una prensa litográfica que sirvió para ilustrar la portada de la Revista Don Bullebulle y realizar sus ilustraciones.