Ubicada entre Uayma y a 14 km del Pueblo Mágico de Valladolid, se encuentra la Hacienda San Miguel que data del siglo XVI. Al igual que las demás haciendas, alcanzó su máximo esplendor durante la época henequenera entre los siglos XIX y XX que dejaron una importante derrama económica en el Estado.

El casco de la estancia se construyó a finales del siglo XIX encima de una antigua estructura que probablemente se demolió. En la hacienda ocurrió la insurrección de Valladolid de 1910, ya que luego de haberse suspendido las vías de comunicación en el poblado con la capital yucateca, se empleó un teléfono estaba en el rancho que sirvió para establecer contacto entre ambos municipios. El Dr. José Inés Novelo, originario de Valladolid, lo mencionó en uno de sus escritos que narra su travesía por el Camino Real rumbo a Mérida cuando partió de su ciudad natal para prepararse académicamente.

Originalmente la Hacienda San Miguel se dedicó a cultivar henequén, pero a fines de la década de los 70 del siglo pasado cambió su giro comercial al convertirse en un lugar ganadero y apícola.

Tiene una capilla en honor al Santo Patrono San Miguel conformada de una nave pequeña y con espadaña, 2 vanos y una cruz en el remate. En su interior se aprecia diversas imágenes católicas, incluyendo una del protector del inmueble.

La finca tiene cabañas, una piscina, zonas de descanso y senderos que permitirán conectarte y apreciar la vegetación de la región y un letrero que explica sobre el Yum Balam, el guardián de la flora y fauna. Incluso, cuenta con una ciclopista para dar paseos en bicicleta, a caballo o a pie. Durante el recorrido apreciarás huertos y milpas.

Además de hospedar a los visitantes, aquí se pueden realizar celebraciones y fiestas sociales.