El sistema escrito de los mayas está conformado por cientos de símbolos y glifos, cada uno tiene su respectivo significado. Entre una de esas representaciones podemos mencionar al “Kumk´u” (kumkú, cumku) cuyo glifo significa granero, mientras que su simbolismo representa al “maíz”, “cocodrilo”, “deidades oscuras”, “dioses de las lloviznas, de la Tierra y las plantas”, “dos señores” y “días perdidos o de mala suerte”. Con base en la astrología maya, las personas nacidas del 1 al 20 de julio pertenecen a este símbolo zodiacal. De acuerdo con el calendario maya Haab, es el decimoctavo mes de dicho sistema de tiempo cronológico.

La gente que nació con este horóscopo son fuertes y pacientes como un lagarto. Están a la disposición de trabajar de manera ardua y esperar pacientemente hasta lograr sus objetivos. No les agrada los cambios, aunque los acepta con el tiempo para que no les cause afectaciones.

Son pensadores por naturaleza, diplomáticos y pacifistas, quieren estar al tanto de lo que sucede en su alrededor para adaptarse a las circunstancias y crecer personalmente para prosperar. Cuando pasan por situaciones difíciles, siempre sonríen ante las adversidades y disfrutan de la vida al dejar que sus inquietudes y dudas saquen lo mejor de ellos.

Frecuentemente reflexionan sus logros, en esos momentos de introspección le permiten sentirse orgullosos de lo que obtienen gracias a su arduo trabajo. Sin embargo, no son egoístas, comparten lo que tienen con los demás al ser equitativos con sus seres queridos por estar asociados con el cocodrilo, animal que evolucionó y existió desde las épocas en la que alguna vez los dinosaurios habitaron la Tierra, siendo de los pocos animales que sobrevivieron, por lo que los Kumk´u´s son considerados sobrevivientes en estos tiempos.

Este signo del zodiaco permite el crecimiento y renacimiento de las personas que nacieron con este horóscopo, están conscientes que nadie les dará en bandeja de plata lo que añoran, tienen que trabajar fuertemente para alcanzar el éxito.