A tan solo 40 minutos del Centro Histórico y perteneciente al municipio de Mérida, se encuentra la Hacienda Noc Ac de Peón que data del siglo XVIII (1710-1715) que en su momento contaba con un rancho que ofrecía hospedaje a las personas que pasaban por ahí quienes se dirigían la ciudad regresaban a sus poblados de origen. Al igual que las demás haciendas, alcanzó su máximo esplendor durante la época henequenera en los siglos XIX y XX que dejaron una importante derrama económica en el Estado.

El significado de la palabra “Noc Ac” es “tortuga embrocada o volteada” al derivarse de los vocablos mayas “nook” (embrocar, voltear) y “áak” (tortuga).

En la recta final del siglo XIX y a causa del crecimiento y comercialización del oro verde yucateco cambió su giro comercial, provocando que se convirtiera en una finca henequenera hasta inicios del siglo XX. Debido a que alcanzó su máximo esplendor y teniendo excelentes ingresos, se edificó la Casa del Mayordomo que luego se convertiría en un edificio de pago de raya, a su vez que almacenaba las herramientas, materiales y recursos. En la zona posterior de ésta estaban las caballerizas.

Poco después, entre mediados y finales del siglo XIX se construyó la Casa Principal. Aledaña a este inmueble se localiza la Capilla, el cual era la sede donde se realizaban ceremonias católicas de la localidad. De igual manera, a inicios del siglo XX se mandó a construir la Casa de Máquinas en donde se desfibraba las pencas del agave.

Lamentablemente cuando la industria del henequén tuvo su declive, este sitio quedó en completo abandono, siendo la capilla la única construcción que continuó funcionando para el servicio de los lugareños.

Años más tarde, este lugar emblemático fue rescatado y restaurado, dando surgimiento así al lujoso hotel que cuenta con habitaciones que preservan su estilo colonial. Por su parte, en la capilla se conserva el mobiliario original, imágenes y un Jesucristo tallado en madera que proviene de un árbol de cedro que estaba en la zona delantera de la antigua estancia henequenera, la cual se derrumbó tras el paso del huracán Isidoro en 2002.

Asimismo, la Hacienda Noc Ac tiene un restaurante y es sede de eventos sociales e incluso ofrece los servicios de spa, sin olvidar mencionar el santuario que preserva la vida silvestre al tener espacios naturales que protegen la flora y fauna de esta región.