La batalla que se vivió en Yucatán entre la población maya del sur y oriente, y la blanca (criolla y mestiza) de 1847 a 1901 se debió a los malos tratos que recibían los indígenas por parte de los blancos al considerarlos inferiores, siendo los ciudadanos de tez blanca los que gozaban de beneficios. Por ese motivo y hartos de la división de clases sociales, los mayas se revelaron y lucharon para obtener su libertad y derechos, los cuales fueron arrebatados en su propio territorio.

Los jefes o considerados “rebeldes líderes indígenas”, mote que recibieron a cargo del gobierno centralista del país de Antonio López de Santa Anna, eran Jacinto Pat, Cecilio Chi y Manuel Antonio Ay. Lamentablemente, Manuel Antonio Ay fue fusilado en Valladolid cuando las autoridades encontraron una carta escrita por Cecilio Chi, misiva que contenía planes para dar inicio a la contienda.

Tras el asesinato de Ay, el ejército estatal se dirigió a Tepich (lugar de nacimiento de Cecilio Chi) en búsqueda de cómplices. Cuando llegaron, implementaron tácticas violentas al quemar viviendas e infligiendo daño a los habitantes al no encontrar aliados del difunto. Este acto atroz, aunado al fusilamiento de Manuel Antonio Ay, enfureció Cecilio Chi, ocasionando el surgimiento de la Guerra de Castas.

En esta ocasión te presentamos la historia poco conocida de María Uicab, la Santa Patrona y Reina de Tulum.

¿Quién fue María Uicab?

María Petrona Uicab nació en Yucatán el siglo XIX, aunque se desconoce exactamente su fecha de nacimiento.

En la Guerra de Castas se desempeñó como líder y jefa de los cruzo’obs” (agrupación maya insurrecta) que se convirtieron en sus adeptos gracias a su liderazgo, valentía y personalidad carismática.

Se menciona que tenía la habilidad de interpretar “las voces de tres cruces” en un templo antiguo de Tulum, región que fundó. Por ese motivo, los lugareños la nombraron como “La Santa Patrona y Reina de Tulum”, ya que en un cenote cercano a la zona arqueológica tuvo origen el culto a la Cruz Parlante. Según sus creencias, María era la mensajera entre la humanidad y los dioses, así que se convirtió en sacerdotisa maya.

Con el tiempo la ideología se expandió más allá de Tulum, lo que permitió el surgimiento de una nueva sociedad y una urbe de carácter sagrado llamado Xbalam Na Kampocolche Chan Santa Cruz (hoy Felipe Carrillo Puerto).

Sus matrimonios y expediciones

A pesar de que no hay muchos datos sobre su vida personal, presuntamente se casó 3 veces. Su primer matrimonio fue con José María Mukul aproximadamente en la década de los sesenta del siglo XIX, quienes procrearon a José Mukul y Uicab. Sus siguientes esposos fueron Juan Bautista Pat e Ignacio Chablé, respectivamente.

Debido a su jerarquía y cargo que tenía podía escoger libremente a sus maridos, algo sumamente raro en aquellos entonces del siglo XIX.

 Además, por su posición política ordenó que de destituyera a Bernardino Cen, general del ejército cruzoob en Chan Santa Cruz, tras enterarse que fue el responsable de las muertes de sus dos hijos.

Créditos: Fili Balam

Teorías sobre su muerte

Durante su mandato, realizó varias expediciones para atacar Kantunilkín a inicios de la década de los setenta del siglo XIX. En una de sus viajes sus hombres y ella sufrieron ataques el 31 de julio de 1872 por parte del gobierno yucateco. Desde entonces, ya no se supo nada más sobre María Uicab.

Existen muchas teorías y versiones acerca de su deceso. Según la historia falleció en la fecha ya mencionada, sin embargo, seguía siendo mencionada en distintos documentos relacionados con la Guerra de Castas hasta 1875. No se sabe con certeza la fecha de su fallecimiento, se especula que probablemente los cruzo’obs la mataron, teoría no muy aceptada porque ella luchó arduamente para que gozaran de respeto y reconocimiento.

Por el contrario, se cree que huyó y se escondió, llegando a la vejez y murió por causas naturales.

En Felipe Carrillo, Quintana Roo, hay una estatua en su honor.