A lo que hoy conocemos como Mérida, en la época colonial se encontraban antiguos asentamientos prehispánicos perteneciente a la antigua urbe maya llamada Ichcaanzihó (cinco cerros) o T´Hó (Mérida o lugar de cinco cerros). Cuando Francisco de Montejo “El Mozo” fundó la ciudad el 6 de enero de 1542, las estructuras que estaban repletas de maleza se utilizaron para construir los edificios e iglesias que en la actualidad apreciamos en el Centro Histórico y en sus alrededores.

Con el crecimiento de la urbanización surgieron colonias que, durante su construcción, se hallaron vestigios de edificaciones antiguas que se integraron a algunos parques que hoy en día reciben visitantes.

A continuación, te presentamos una lista los parques arqueológicos que están en la ciudad, los cuales están abiertos al público para que explores y tengas un día relajado con tu familia.

– Parque Recreativo de Oriente, Chen Hó –

Localizado en el Fraccionamiento del Parque y cercana de los fraccionamientos Fidel Velázquez, Los Reyes, Salvador Alvarado Oriente, Brisas, Pacabtún y Portes Gil, en las inmediaciones del Parque Recreativo de Oriente se encuentra el asentamiento Chen Hó que probablemente funcionó como Templo y hogar de líderes mayas por 5 siglos, ya que el acomodamiento de las ruinas que fueron rescatadas durante la construcción del parque y que se asemejan a una plaza, datan del clásico tardío y del protoclásico.

Foto: Mérida en la Historia

El significado de “Chen Hó” es “pozo de Mérida” al derivarse de los vocablos mayas “ch’e’en” (pozo) y de “hó” que alude al antiguo nombre de Mérida, T´Hó.

Su nomenclatura se debe porque en las labores de rescate, se descubrieron metates y objetos cerámicos como ollas, cuencos y platos, al igual que ofrendas enterradas. Incluso la forma de la pirámide recuerda a un pozo que quizá funcionó como horno para cocer la cerámica.

Foto: Oswaldo Matu

Este parque tiene zona de juegos de niños, máquinas para hacer ejercicio, andadores, canchas de fútbol, zonas verdes y un sacbé.

– Parque arqueoecológico Xoclán –

Situado en el Fraccionamiento Bosques del Poniente y aledaña a la Colonia Mulsay, Xoclán perteneció igualmente a la antigua metrópoli maya T´Hó. Aquí hay 64 edificaciones prehispánicas, de las cuales destacan 3 pirámides, siendo la más alta una que mide 9 metros.

Su principal característica es su sacbé donde los visitantes pueden dar caminatas o pasear en bicicleta en el parque que está rodeado de naturaleza. Inclusive a un costado de este sitio, en la calle 130 está una glorieta que tiene un pequeño asentamiento.

– Parque Arqueológico Xanilá –

Foto: Josep Ligorred Perramon

Ubicada en el Fraccionamiento Los Almendros, Ciudad Caucel, el Parque Arqueológico Xanilá tuvo presencia humana entre los años 700 a.C. y 350 a.C. Se caracteriza por tener a una de las canchas más antiguas del juego de pelota en territorio yucateco, a pesar de que sus dimensiones son menores en comparación a la de Chichén Itzá.

Foto: Josep Ligorred Perramon

En este parque hay senderos y un área de juegos con resbaladillas, sube y baja, entre otras atracciones para que los niños se diviertan.

– Parque Arque-botánico Anikabil –

Se sitúa en el Fraccionamiento Herradura de Caucel y posee basamentos que delimitan plazas y pequeños patios. En la zona central se preservan 120 estructuras, las cuales algunas tuvieron una altura de 4 metros.

Foto: Josep Ligorred Perramon

En este parque se buscaron objetos cerámicos como platos, ollas y cuencos. De igual manera, se detectaron metates, utensilios que los mayas utilizaban para moler los granos del maíz, al igual que otros productos de uso cotidiano como el estuco y la pintura.

Foto: Josep Ligorred Perramon

El probable significado de Anikabil a nuestro idioma es “lugar de los bejucos” por derivarse del vocablo maya “anikab”, “aak’” (bejuco) y el sufijo “il” (lugar).

– Parque Arqueológico Dzoyilá –

Considerado el primer parque arqueológico que se habilitó en Mérida, se localiza en el Fraccionamiento Reparto Granjas. En él se encontraron vestigios de una antigua zona residencial que fue habitado entre los años 300 a.C. y 1000 d.C. que los investigadores y arqueólogos llamaron Dzoyilá que traducido al español quiere decir “agua floja o sin fuerza” por conformarse de los vocablos mayas “jooy” (flojo, floja) y “há” (agua).

Este parque tiene una gran importancia en el pasado de la capital yucateca, debido a que es mencionada en el Chilam Balam de Chumayel, documento que narra el período de tiempo en la que los Itzáes permanecieron en territorio yucateco.

– Parque arqueológico Salvador Alvarado Sur –

En la colonia del mismo nombre del parque, se ubica una plataforma rectangular donde se hallaron objetos de pedernal y obsidiana, y cimientos de dos chozas habitacionales, las cuales cabe la posibilidad que fueron ocupadas entre los años 700-300 a.C. y 300 d.C.

Más parques arqueológicos

Otros parques arqueológicos que podemos mencionar son la de la Colonia Salvador Alvarado Oriente, “El Cerrito”, el parque San Antonio Hool, Villa Magna del Sur y el de San Antonio Kaua, “Las Tumbas”, nombre con la que se le bautizó porque ahí se encontraron 19 cistas.

Si quieres conocer más al respecto de los parques arqueológicos de Mérida, te recomendamos que los explores en los recorridos que ofrece el Ayuntamiento de la Ciudad.

Comunícate al número (999) 942 0038 Ext. 81065 o manda un correo electrónico a claudia.moo@merida.gob.mx de lunes a viernes de 8:00-15:00 hrs para que apartes tu lugar. ¡La inscripción es gratuita!

Recomendaciones

  • Usa ropa cómoda y de algodón
  • Porta tenis o calzado cerrado
  • Aplícate protector solar o repelente contra insectos
  • Lleva botellas de agua para mantenerte hidratado