Cada municipio de Yucatán tiene su propia iglesia colonial que te enamorará inmediatamente por su estilo arquitectónico, querrás que sean parte del escenario de tu selfie para posteriormente subirlo en tu perfil de Instagram y mostrar una pequeña parte de los lugares mágicos del Estado. En el interior de estos inmuebles históricos resguardan a los Santos Patronos, figuras veneradas por los lugareños en sus fiestas tradicionales por ser los defensores y protectores de los poblados.

Si tienes la oportunidad de ingresar a los templos aprecia su majestuosidad, te sentirás en paz durante tu recorrido. En esta ocasión, te presentamos a los Santos Patronos de Seyé, Tahmek, Tecóh, Timucuy y Tixkokob.

– San Bartolomé Apóstol (Seyé) –

En la Iglesia de San Bartolomé Apóstol que data de la época colonial, tiene 2 torres en ambos lados, una cruz de piedra en medio y un balcón.

En el altar mayor se aprecia al Santo Patrono de Seyé acompañada de figuras religiosas.

– San Lorenzo Mártir (Tahmek) –

Luciendo imponente al estar pintado en color rojo, la Parroquia de San Lorenzo construida durante el siglo XVII resguarda al protector del poblado, San Lorenzo Mártir, o mejor conocido como “El Patrono de los Quemados”.

– Virgen de la Candelaria (Tecóh) –

Cercana a la zona arqueológica de Mayapán, se localiza una construcción católica dedicada a la Virgen de la Candelaria, Patrona de Tecóh.

Además, se ubican la Capilla de la Santa Cruz y la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción que fue edificada encima de un antiguo asentamiento prehispánico, la cual posee un hermoso retablo rojo protegida por imágenes católicas.

– San Gaspar (Timucuy) –

Situada en el centro de la comunidad y custodiada por una cerca de piedra, se sitúa la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción donde se venera a San Gaspar. En sus inmediaciones alberga un retablo grande y colorido enmarcado con un estilo rústico barroco y con pilastras estípite y un frontón enrollado.

Así como en Tizimín se honorifican a los Reyes Magos, en Ticumuy creen fervorosamente en uno de esos santos: San Gaspar. De acuerdo con el libro “Historia de Yucatán” escrito por Fray Diego López de Cogolludo, menciona que, en la primera etapa de evangelización de las comunidades mayas, los frailes transmitieron la devoción a los Santos Reyes a los pobladores. Se construyó el recinto que primero funcionó como Capilla de Indios, la cual era supervisado por el Convento de la Asunción de Tecóh.

Sin embargo, debido a la veneración de la Virgen de la Asunción se apartaron a las Santos Patronos, ocasionando que se extraviaran las estatuillas y conservando únicamente la de San Gaspar.

Con base en un inventario parroquial del siglo XIX, los habitantes consideraban a éste como su Santo Patrón. Hasta a finales del siglo pasado, por iniciativa del padre de aquella época se propuso la restauración del patrocinio de los Tres Reyes, por lo que se colocaron a los dos faltantes: Melchor y Baltazar. Las figurillas de estos patronos probablemente se realizaron a la semejanza de los de Tizimín.

Actualmente pueden apreciarse a un costado del retablo de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción dentro de una urna de madera y cristal, luciendo sus hermosas túnicas y sus bellísimas coronas.

– San Bernardino de Siena (Tixkokob) –

Aledaña a las Ruinas de Aké, uno de los principales atractivos de este pueblo es la Iglesia de San Bernardino de Siena que custodia al Santo Patrono del mismo nombre del inmueble religioso y al Cristo de la Misericordia, figura muy venerada por los lugareños. El distintivo de este recinto es la imagen de la Virgen de Guadalupe en su fachada.

En el siglo XVII, en dicha parroquia existió “La Hermandad del Cristo de la Misericordia de Tixkokob”. Desde 1905 se comenzó a realizarse celebraciones en su honor. Cuando se edificó el templo, también se mandó a edificar el retablo original que lamentablemente se destruyó en 1915.

El Cristo de la Misericordia que porta una corona de plata y 3 flores de oro de filigrana, está hecho de madera tallada del siglo XVI, la cruz mide 3 metros con 55 cms desde la base hasta la punta, mientras que de un lado al otro mide 2 metros con 10 cms.