El sistema escrito de los mayas está conformado por cientos de símbolos y glifos, cada uno tiene su respectivo significado. Entre una de esas representaciones podemos mencionar al “mak” (mac) cuyo glifo significa “adjunto” o “contenido” mientras que su simbolismo representa a la “cueva”, “cerrado” y a la “deidad del número 3”. Con base en la astrología maya, las personas nacidas del 23 de marzo al 11 de abril pertenecen a este símbolo zodiacal. De acuerdo con el calendario maya Haab, es el decimotercer mes de dicho sistema de tiempo cronológico.

La gente que nació con este horóscopo son misteriosos y reservados precisamente como una cueva inexplorada, hasta que se les conoce bien. Esto se replica igual con su símbolo porque no está muy claro lo que significa. Suelen divertirse con sus seres queridos, pero requieren pasar de tiempo a solas para recargar energías y ordenar las ideas de su mente.

Por ser individuos cerrados prefieren pasar el tiempo en sus casas, pensando y tomando decisiones, por lo que son ordenados y perfeccionistas por naturaleza. Al principio no muestran su verdadero “yo” ante desconocidos, a menos de que con el tiempo y la convivencia los considere como parte de sus amistades. Sin embargo, su distanciamiento provoca que a veces sea difícil entablar una amistad con ellos.

Este signo zodiacal mantiene sus cosas en privado, no divulgan mucho de lo que están realizando en sus vidas, así que los demás se interesarán en conocerlos a fondo. Constantemente reflexionan sobre sus objetivos y su futuro.

Cuando se sienten seguros y en confianza, salen de su zona protegida y ayuda a sus allegados en situaciones difíciles. Al estar vinculados con el “3” cuentan con energías positivas y simbólicas provenientes del dios de dicho número, aunado a la terminación y equilibrio que rodea al 3.