Como pasó con los asentamientos mayas en su momento, estos sitios resplandecían y con el tiempo fueron abandonadas por distintas razones, repitiéndose el mismo patrón, pero en diferentes épocas.

– Uluch –

Se tiene conocimiento que el único lugar abandonado en Yucatán es Misnebalam pero no es así realmente. ¿En alguna ocasión escuchaste o has leído sobre Uluch? Fue un pequeño poblado que actualmente está perdido entre el monte. La comunidad más cercana a éste es la comisaría de Cosgaya. Como todas las haciendas henequeneras, este sitio resplandeció gracias a la producción del henequén y cuando llegó a su fin, los pobladores abandonaron la finca. Lo que prevalece hasta la fecha es un pequeño templo, en su interior hay una pintura antigua y un símbolo de un ojo rodeado por un triángulo (similar al ojo iluminati u ojo de la providencia).

 

– Ciudad Maya –

En sus buenos tiempos, la “Ciudad Maya” funcionó como un restaurante y centro de entretenimiento a pasar a ser un lugar “apagado” en la actualidad. Su nombre se debe porque en su interior se mandaron a construir réplicas a escala de sitios arqueológicos como la pirámide mayor de Chichén Itzá, el Observatorio, el Caracol y hasta el cenote sagrado, convirtiéndose así en un destino atrayente para los turistas y yucatecos. Los que tuvieron oportunidad de ir comentan que en el día de inauguración se presentó la vedette Olga Breeskin quien gozaba de una fama grande en aquella época. Se dice que orquestas y bailarinas provenientes de Cuba, se presentaban en el ex restaurante y se rumora que Niurka en algún momento hizo acto de presencia en la ciudad maya.