Cada municipio de Yucatán tiene su propia iglesia colonial que te enamorará inmediatamente por su estilo arquitectónico, querrás que sean parte del escenario de tu selfie para posteriormente subirlo en tu perfil de Instagram y mostrar una pequeña parte de los lugares mágicos del Estado. En el interior de estos inmuebles históricos resguardan a los Santos Patronos, figuras veneradas por los lugareños en sus fiestas tradicionales por ser los defensores y protectores de los poblados.

Si tienes la oportunidad de ingresar a los templos aprecia su majestuosidad, te sentirás en paz durante tu recorrido. En esta ocasión, te presentamos a los Santos Patronos de Izamal, Valladolid, Maní, Conkal, Uayma y Tizimín.

– La Virgen Inmaculada de la Concepción (Izamal) –

Además de sus pintorescas calles y pirámides arqueológicas, en Izamal se encuentra el Convento Franciscano de San Antonio Padua, considerado como uno de los conventos más antiguos de México. Se edificó encima de las ruinas de un templo prehispánico llamado Pap-Hol-Chac entre 1549 y 1561 por órdenes del futuro guardián del inmueble, Fray Diego de Landa. Las piedras de aquel yacimiento arqueológico se usaron para su levantamiento, proyecto supervisado por el arquitecto Fray Juan de Mérida. Cuenta con el segundo atrio más grande del mundo, solo detrás de la Plaza de San Pedro en el Vaticano.

Con el propósito de evangelizar a los nativos, de Landa trajo desde Guatemala 2 figuras idénticas conocidas como “Las Vírgenes Hermanas”. Una permaneció en el Convento de Izamal y la segunda fue trasladada al Convento Grande de San Francisco en Mérida (actualmente inexistente donde hoy abarca los terrenos Mercado de San Benito). Sin embargo, la primera virgen quedó hecha añicos cuando el convento se incendió el 16 de abril de 1829, ocasionando que la Virgen que estaba en Mérida fuese regresada a la Ciudad de los Cerros, convirtiéndose así en la Patrona y Señora de Izamal: La Virgen Inmaculada de la Concepción.

En las inmediaciones del convento, está el Museo Comunitario de Itzmal Kauil que exhibe archivos fotográficos antiguos, objetos coloniales, retratos de izamaleños destacados, un retablo rojo con pinturas y una sección especial con registros fotográficos de la visita del Papa Juan Pablo II y la silla donde se sentó.

– La Santísima Virgen de la Candelaria (Valladolid) –

Si visitas Valladolid, te recomendamos que vayas a la Iglesia de San Servacio ubicada frente el Parque Principal o bien, el Convento de San Bernardino de Siena que data del siglo XVI, construida en el año de 1552 a cargo de Fray Hernando de Guevara, Francisco de la Torre y Fray Juan de Mérida, el mismo responsable del Convento de Izamal que en proporciones, es más gigantesco que la de “La Sultana del Oriente”, es decir, el Convento San Bernardino de Siena es el segundo recinto franciscano más grande en Yucatán.

Originalmente, esta construcción religiosa de estilo franciscano situada en el Parque del Barrio de Sisal fue fundada por los primeros franciscanos llegaron a territorio yucateco para que fuese su sede, por ese motivo se llamó primero San Francisco hasta que se cambiaría su nombre con el tiempo. En su entrada principal se puede apreciar el escudo franciscano, debajo hay unos números romanos que dicen la fecha en que culminó su edificación y fue bendecida: MDLX (1560).

 

No obstante, el hogar de la Santísima Virgen de la Candelaria, Patrona de Valladolid, es la Iglesia de la Candelaria.

Después de conocerla, deléitate de las delicias gastronómicas de este poblado: los lomitos, la longaniza, el escabeche oriental y las pibihuas.

– Virgen de la Candelaria y Virgen de la Asunción (Maní) –

Recientemente declarado como Pueblo Mágico junto a Sisal y uniéndose a la lista junto a los poblados antes mencionados, Maní es un excelente atractivo turístico por el Convento de San Miguel de Arcángel, fundada en 1549 también por Fray Juan de Mérida. La Parroquia se caracteriza por su arquitectura sencilla de una sola nave y su capilla abierta, considerada la primera en ser construida en el Estado.

Lamentablemente, en la plaza del Convento sucedió el “El Auto de Fe de Maní” efectuado por Fray Diego de Landa el 12 de julio de 1562 con la quema de códices y objetos mayas. Arrepentido por su acción, trató de enmendar su terrible error dando surgimiento así a “Relación de las Cosas de Yucatán”, obra que recopilaba datos y narra la vida e idiosincrasia de los mayas desde su perspectiva.

Los lugareños veneran a la Virgen de la Candelaria y a la Virgen de la Asunción, mejor conocida como “Nuestra Señora del Lunar”.

Si tienes hambre, no puedes perderte la oportunidad de comer el platillo típico “del lugar donde todo pasó”: un delicioso poc chuc acompañado de tortillas hechas a mano, cebolla morada y demás guarniciones.

– San Francisco de Asís (Conkal) –

Cercano a Dzibilchaltún, en Conkal se ubica el ex Convento y Templo de San Francisco de Asís, que de acuerdo con el “Catálogo de Construcciones Religiosas de Yucatán”, fue fundada por Fray Luis de Villalpando en 1549. Su principal característica es su fachada conformada de muros lisas y sus 3 campanarios. Su estilo arquitectónico renacentista resalta por sus adornos en forma geométrica en relieve. En sus inmediaciones está el protector de la villa y la Virgen de la Purísima Concepción.

A principios del siglo XXI, una sección de la misma fue restaurada donde hoy en día está el Museo de Arte Sacro que abrió sus puertas el 24 de marzo de 2001. Desde entonces, los visitantes pueden recorrer sus 4 salas que exhiben ropa y calzado papales, ilustraciones de las iglesias de Yucatán, fotografías, réplicas de retablos que datan del siglo XVIII, etc.

– San Isidro Labrador (Uayma) –

El ex Convento y Templo de Santo Domingo que data del siglo XVII resguarda al Santo Patrono de los campesinos, agricultores, de los animales y de la lluvia, generoso con los pobres y los animales, San Isidro Labrador. Éste es uno de los primeros inmuebles religiosos en territorio yucateco donde se evangelizó a los pobladores a cargo de los frailes de la Orden Franciscana. Durante la contienda conocida como “La Guerra de Castas” fue incendiado por los mayas en 1855, tiempo después se reconstruyó.

Con base con los escritos del encomendero Juan Vellido, la iglesia se construyó con piedras y antiguos vestigios prehispánicos que se encontraron los evangelizadores. Por su parte, la obra “Historia de Yucatán” escrito por Fray Diego López de Cogolludo, menciona que el municipio fue cabecera de adoctrinamiento, ya que estaba en la lista de la primera etapa de las edificaciones.

Tomando como referencia una inscripción en el portal de acceso, el Convento y Templo fueron finalizados en 1642. Entre 2004 y 2005 fue restaurada completamente.

– Los Reyes Magos (Tizimín) –

En Tizimín no hay un Santo Patrono, sino 3 porque en “el lugar del tapir” está custodiado por “Los Reyes Magos” que están resguardados en la Parroquia de los Santos Reyes que data del siglo XVII.

Según la historia, cuando los frailes llegaron a Tizimín edificaron una parroquia evangelizadora entre los siglos XVI y XVII a la que se le nombró de los Santos Reyes para que éstos fueron los patrones del poblado, aunque hay varias versiones sobre su arribo.

Los Reyes Magos son muy venerados y queridos en Tizimín, cada año miles de personas viajan de los alrededores de la Península de Yucatán con el fin de verlos y pedir por sus seres queridos.