El sistema escrito de los mayas está conformado por cientos de símbolos y glifos, cada uno tiene su respectivo significado. Entre una de esas representaciones podemos mencionar al Yax (Ya´ax) cuyo glifo significa “tormenta verde” y “Venus” (refiriéndose al planeta). Con base en la astrología maya, las personas nacidas entre el 22 de enero y 10 de febrero pertenecen a este símbolo zodiacal. Además, representa al punto cardinal sur. De acuerdo con el calendario maya Haab, es el décimo mes de dicho sistema de tiempo cronológico.

La gente que nació con este horóscopo maya son serenos, afables, afectuosos, dadivosos, cautivadores, pragmáticos y prácticos que le permiten tener una mente clara e iluminada. Atraen la armonía a su vida gracias a sus pensamientos positivos y su excelente cualidad de razonar ante situaciones difíciles. Evitan en medida de lo posible los conflictos, ya que prefieren preservar la paz en sus alrededores y que las cosas sean amenas.

Por lo general ayudan a sus seres queridos. Una manera de ayudarlos es demostrarles su afecto y comprensión para solucionar los retos del acontecer diario, esto hace que se sientan capaces de brindar generosidad hacia los demás, aunque en algunas ocasiones optan por ignorar los obstáculos que se le presentan en su vida personal.

Aquellos que pertenecen a este signo del zodiaco son individuos que no temen en demostrar sus sentimientos con las personas que lo rodean, siempre querrán ayudarlos si están atravesando por momentos complicados. Debido a su tranquilidad que predomina en su ser, pueden entablar una plática con alguien difícil y con ideas diferentes a las suyas, a comparación de otros que probablemente estarán en desacuerdo. Por ser demasiados generosos y amables, a veces los sujetos suelen aprovecharse de esto, por lo que se recomienda que se alejen de ese tipo de gente.

Los yax sacan provecho de sus extraordinarias habilidades al realizar buenas acciones como ser voluntario en algún refugio de animales, aportando así su granito de arena para cambiar una fracción del extenso mundo en el que vivimos. Ser pacifistas en estos tiempos transmitirá serenidad a quien esté cerca de un Yax.  Este mes está muy relacionado con la naturaleza y el crecimiento.