El sistema escrito de los mayas está conformado por cientos de símbolos y glifos, cada uno tiene su respectivo significado. Entre una de esas representaciones podemos mencionar al “zip” (sip) cuyo glifo significa “conjunción roja” o “venado o cielo rojo”, mientras que su simbolismo significa “tormentas”. Con base en la astrología maya, las personas nacidas del 4 al 23 de septiembre pertenecen a este símbolo zodiacal. De acuerdo con el calendario maya Haab, es el tercer mes de dicho sistema de tiempo cronológico.

La gente que nació con este horóscopo cuentan con una excelente personalidad, confianza en sí mismos, además de que son sensitivos y endebles. Por estar asociados con los ciervos, les fascina estar en la naturaleza y sentir la brisa. Sin embargo, ante los problemas se sienten inseguros y suelen huir para sentirse tranquilos, tal como lo haría un ciervo, pero regresan cuando se sienten más relajados para hacerle frente.

Están vinculados con el planeta mediante los elementos del aire y fuego, ya que aluden su vínculo con las tormentas y los venados. Por contar con una gran visión, contemplan ambos bandos de una decisión complicada que deben tomar cuando se presenta la ocasión, ayudándoles en ser seres poderosos y posteriormente convertirse en grandes líderes.

Gracias a este signo del zodiaco se mantienen conectados con el entorno que lo rodea, en específico con la naturaleza. Incluso, se ganan la confianza de los individuos por su carisma y sentido de liderazgo en circunstancias difíciles.

En ocasiones suelen ser demasiados directos y dominantes, así que cuando están estresados lo recomendable es que pasen tiempo a solas para recargas energías y tener un descanso mental en el bosque.

Durante este mes, los ancestros llevaban a cabo ceremonias para rendirle culto la deidad del cielo, aunado a los cazadores y pescadores.